La aromaterapia consiste en la utilización de aceites esenciales obtenidos de las plantas en el tratamiento de las más diversas dolencias, tanto físicas como psíquicas.

aromaterapia-blog.jpg

El uso de la aromaterapia se remonta a muchos años e incluso siglos de antigüedad.

Los aceites esenciales tienen un efecto equilibrante. Ayudan al cuerpo a encontrar el equilibrio necesario para recobrar la salud. Asimismo, muchos de ellos tienen propiedades antibacterianas, antivíricas y antifúngicas, muy interesantes para su uso en veterinaria.

Pueden ser utilizados en forma de compresas calientes o frías, en forma de cremas o lociones, en champús, en inhalación, etc.

Aunque los aceites esenciales son bastante seguros, antes de utilizarlos en animales debemos tomar ciertas precauciones, ya que éstos tienen por costumbre lamerse cualquier sustancia extraña que les apliquemos en la piel. Por lo tanto, debemos utilizarlos debidamente diluidos e impedir que el animal se chupe la piel o el pelo inmediatamente después de su uso.

Personalmente los utilizo sobre todo para afecciones de la piel diluidos en un aceite portador o crema neutra, o en el champú del animal.

Entre mis preferidos están los aceites esenciales de Tea tree (árbol del té), Lavanda, Eucalipto, Menta, Romero, Bergamota, Chamomilla, Geranio, Tomillo, etc.

El aceite del árbol del té o tea tree en el cuidado de los animales

Este maravilloso aceite esencial procedente de Australia, también llamado Tea Tree y obtenido a partir del árbol Melaleuca Alternifolia, puede ser utilizado para tratar muchas dolencias de nuestros queridos animales, sustituyendo o ayudando a los tratamientos convencionales.
De todos es sabido que desde que se están utilizando masivamente los antibióticos en el tratamiento de las más variadas enfermedades, están apareciendo cada vez mayores resistencias a éstos. Pues bien, he aquí un producto con propiedades bactericidas, funguicidas y virucidas, entre otras. Por ello, es muy interesante el que pueda ser utilizado para combatir infecciones de estos tipos sin prácticamente efectos secundarios. Esto no significa que ante determinadas enfermedades bacterianas o fúngicas no se deban utilizar los tratamientos convencionales (antibióticos, antisépticos, funguicidas); pero podríamos reservar estos últimos para casos realmente graves donde un antibiótico dado a tiempo puede salvarnos la vida.

El aceite del Árbol del Té puede utilizarse en todos los animales, si bien lo utilizaremos con precaución en los gatos (ya que podrían ingerirlo debido a sus hábitos de limpieza y a que son muy sensibles a su olor, por lo que lo utilizaremos diluido) y en cachorros y animales de pequeña talla donde se utilizará preferiblemente diluido. Este aceite se puede utilizar de varias formas: puro, diluido en un aceite portador (de oliva, germen de trigo, almendras, etc.), en agua, en champú, en cualquier crema o loción. Si lo vamos a utilizar puro, tendremos en cuenta que un pequeño porcentaje de personas o animales pueden ser alérgicos o sensibles a él. En este caso, probaremos primero aplicando una gota en una zona de piel libre de pelo y si apareciera enrojecimiento de la piel o picor, lavaremos con agua y probaremos con el aceite diluido.

He aquí algunas "recetas" que os pueden ser útiles: