Lipidosis hepática felina

La lipidosis hepática (LH) es un trastorno muy común en gatos domésticos. Se trata de una enfermedad producida por un gran acumulo de grasa en los hepatocitos, que puede producir una colestasis hepática y en algunos casos puede desencadenar la muerte del animal si no se instaura un tratamiento precoz.

ETIOPATOGENIA DE LA LH

El hígado juega un papel muy importante en el metabolismo de los lípidos. Los ácidos grasos circulantes en el organismo, provienen por una parte, de la dieta, y por otra de la lipólisis de los depósitos de grasa del cuerpo, los cuales son transportados hasta el hígado. En los hepatocitos, estos ácidos grasos pueden seguir varias rutas:

  • Pueden oxidarse para la obtención de energía.
  • Pueden degradarse en cuerpos cetónicos.
  • Pueden formar colesterol o fosfolípidos.
  • Pueden esterificarse y formar triglicéridos, que serán almacenados en las células hepáticas.

Los triglicéridos pueden juntarse con las apoproteínas para formar lipoproteínas, que se liberan a la circulación para llegar al tejido adiposo, donde de nuevo se liberan los triglicéridos, por medio de la enzima lipoproteínlipasa. Esta enzima depende de la insulina. Cuando no hay insulina, los triglicéridos no se liberan y vuelven de regreso al hígado. Por otra parte, la insulina regula también la lipólisis de la grasa periférica, porque inhibe la enzima catalítica lipasa. Por lo tanto, cuando los niveles de insulina son bajos, como por Ej. en la diabetes mellitus, o gatos desnutridos en extremo, la lipasa aumenta, y como consecuencia también la lipólisis y un transporte masivo de ácidos grasos libres al hígado. Otras hormonas que aumentan los niveles de lipasa y como consecuencia la lipólisis son el glucagón, las catecolaminas (adrenalina y noradrenalina), glucocorticoides, tiroxina y somatotropina.

Las causas que pueden desencadenar la LH son muy variadas:

• Diabetes mellitus. Al existir niveles bajos de insulina, aumenta la lipólisis y como consecuencia, una gran cantidad de ácidos grasos libres circulantes que llegan hasta el hígado donde se acumulan.
• Enfermedades en las que se producen carencias nutricionales con la consiguiente movilización de grasas desde los depósitos adiposos hasta el hígado: pancreatitis, hepatitis, inflamación intestinal crónica, linfoma intestinal, etc.
• Cualquier factor emocional que provoque un periodo de anorexia variable, puede desencadenar esta enfermedad, especialmente si el animal previamente era obeso. Por Ej. un cambio de casa, de dueño, un divorcio, cambio de comida en gatos melindrosos, un shock emocional de cualquier tipo, abandono, ser castigado, entrada de nuevos animales a la casa, nacimiento de un bebé, o cualquier otra causa capaz de producir estrés y anorexia.

En los dos primeros casos hablamos de LH secundaria, y en el tercer caso se habla de LH primaria o idiopática felina, porque no existe ninguna patología previa que la justifique.

El metabolismo hepático de los gatos presenta diferencias con el de otras especies animales. Por una parte, tienen una deficiencia de la enzima glucoroniltransferasa, que les impide metabolizar ciertos fármacos. Por otra parte, presentan una deficiencia en la síntesis de arginina, un aminoácido que  es necesario para la síntesis de ornitina, que es imprescindible para la transformación del amoniaco en urea. Cuando esta trasformación no puede llevarse a cabo, se produce una hiperamonemia (aumento del amoniaco en la sangre) que conduce a una encefalopatía hepática.

La LH es una de las enfermedades hepáticas más frecuentes en la clínica de gatos domésticos. No hay predisposición de edad, pero sí se han encontrado un mayor número de hembras afectadas en relación a los machos. La mayoría de los animales con LH presentaban obesidad antes de la aparición de la enfermedad.

SINTOMATOLOGÍA

  • Los gatos afectados presentan una anorexia prolongada, de una a varias semanas de duración. La anorexia puede ser la causa de la LH o también la consecuencia.
  • Adelgazamiento.
  • Vómitos.
  • Ictericia (coloración amarillenta de las mucosas y piel).
  • Deshidratación.
  • A veces hepatomegalia (aumento del tamaño del hígado).
  • Algunos animales pueden presentar síntomas de encefalopatía hepática con depresión, estupor y salivación.
  • Los casos más graves, la LH puede desembocar en coma y muerte del animal.

CASO CLÍNICO DE LIPIDOSIS HEPÁTICA FELINA

Chispi. Septiembre 2009. La ictericia se observa fácilmente en la cara interna de las orejas.

HISTORIA CLÍNICA Y SINTOMATOLOGÍA

Chispi es una gata de 12 años que acude a consulta en septiembre de 2009 por presentar un cuadro de anorexia desde hacía dos semanas, importante pérdida de peso, deshidratación y vómitos. En agosto del mismo año, coincidiendo con la ausencia de sus dueños por vacaciones, comenzó a comer menos, pero fue en septiembre cuando su dueña se dio cuenta de su grave estado.

DIAGNÓSTICO


La analítica sanguínea de Chispi mostró:

• Un aumento importante de la Fosfatasa alcalina y de las transaminasas hepáticas (GOT y GPT).
• Anemia normocítica no regenerativa y leucocitosis.
• La bilirrubina total también estaba aumentada así como las concentraciones de ácidos biliares.
• Hipokaliemia (disminución del potasio en sangre).

La ecografía abdominal mostraba un aumento difuso de la ecogenicidad hepática y descartó la existencia de otras enfermedades concomitantes. Se trataba de una LH idiopática felina (de causa desconocida).

La orina de Chispi tenía una coloración anaranjada característica, debido a la bilirrubinuria.


TRATAMIENTO

El tratamiento de esta enfermedad se realizó desde diferentes frentes:

1. Rehidratación y corrección del desequilibrio electrolítico.
2. Alimentación forzada.
3. Administración de determinados suplementos: vitaminas del grupo B, Carnitina, Taurina, Ácido alfa lipoico, Extracto de Cardo Mariano, Colina y Metionina.
4. Tratamiento con Esencias Florales de Bach.
5. Tratamiento con determinados remedios homeopáticos con tropismo hepático.


1. Rehidratación y corrección del desequilibrio electrolítico. Se realizó fluidoterapia intravenosa con ringer lactato durante dos días. Esta gata en condiciones normales no hubiera aceptado el suero intravenoso, debido a su carácter agresivo; pero dada su gravedad, no opuso resistencia a la sueroterapia. Como los niveles de potasio estaban disminuidos debido a la anorexia, se suplementó el suero con éste. Durante los dos días que duró la administración de suero intravenoso, se administró Vitamina B1 (100-200mg/dia) porque la anorexia crónica conduce a una deficiencia de vitamina B1, la cual puede producir ventroflexión del cuello y determinados signos neurológicos que se observan en los animales afectados: pupilas dilatadas, debilidad, letargo, posición encorvada, etc. También se administró vitamina K1 (0.5 mg/kg vía subcutánea y se repitió a las 24 horas) debido a que en estos animales puede haber tendencia a las hemorragias por agotamiento de la vitamina K. Se administró N-acetil-cisteina de forma IV lenta (140 mg/kg y después 70mg/kg cada 12h).  Este aminoácido ayuda a reponer las reservas de glutation. En los animales con LH grave, las reservas de glutatión hepáticas están agotadas, y éste es un importante antioxidante para el organismo.


2. Alimentación forzada. Una vez corregida la deshidratación y el desequilibrio electrolítico, se procedió a la alimentación forzada del animal para evitar la movilización de los depósitos grasos de reserva, hecho que produce un círculo vicioso que empeora el cuadro clínico. Se utilizó para ello una dieta comercial: a/d de Hills. Si Chispi hubiera presentado síntomas de encefalopatía hepática, le hubiera dado una dieta baja en proteínas, por Ej. k/d de Hills, pero no era el caso. La mayoría de los gatos que presentan LH se niegan a comer y además suelen presentar vómitos. La alimentación forzada de estos animales se realiza o bien con jeringa, o en los casos más graves mediante un tubo de esofagostomía. La colocación de este tubo, requiere una pequeña intervención y hospitalización del gato durante unos días. Debido al coste económico que esto suponía y al mal carácter del animal, sus dueños optaron por administrar la comida en casa con ayuda de una jeringa, en pequeñas dosis varias veces al día.


3. Administración de suplementos:

• Vitaminas hidrosolubles. Estas vitaminas se agotan fácilmente en las enfermedades hepáticas graves, sobretodo en las que van acompañadas de anorexia. La deficiencia de tiamina (vit B1) produce midriasis fija, ceguera, ventroflexión del cuello, ataxia y estupor.
• Carnitina: La carnitina se sintetiza básicamente en el hígado. Es esencial para la captación de los ácidos grasos de cadena larga en las mitocondrias. Dentro de las mitocondrias la beta-oxidación de la grasa produce acetil CoA, que se emplea para la producción de ATP. Favorece la oxidación de los ácidos grasos en las mitocondrias. Según diferentes autores se recomiendan de 150-250mg/gato/día.
• Ácido alfa lipoico. Es un potente antioxidante que además mejora la capacidad detoxificante del hígado. Protege a éste del ataque de los radicales libres. Aumenta la producción de glutation. La dosis recomendada es de 2.5-5mg/kg/día dividido en dos tomas.
• Taurina: Interviene en la conjugación de ácidos biliares. Colabora en la detoxificación de los efectos de los ácidos biliares. Según diferentes autores se recomiendan de 250-500mg/gato/día.
• Extracto de Cardo Mariano. Esta planta contiene silimarina, un grupo de flavonoides con afinidad por el hígado. Protege las células hepáticas del daño procedente de ciertas toxinas y sustancias perjudiciales. Estimula la regeneración de los hepatocitos. Aumenta los niveles de glutation en el hígado, que es un antioxidante muy importante en el metabolismo hepático. La silimarina contiene silibina, un potente antioxidante, que consume radicales libres. Además aumenta la actividad de la enzima Superoxidodismutasa, un potente antioxidante.
• Colina. Se sintetiza en el hígado. Interviene en la formación de fosfatidilcolina y acetilcolina. Además se une a los triglicéridos hepáticos para formar fosfolípidos, que son su forma de transporte hacia los tejidos adiposos de reserva. Interviene en la formación de metionina y dimetilglicina.
• Metionina. Ayuda a metabolizar las grasas por su efecto lipotrópico. Actúa como un potente antioxidante.
• N-Acetil-Cisteína. Es un aminoácido azufrado que estimula la producción de glutation.

Para aportarle a Chispi estos importantes nutrientes, se administraron tres productos de los laboratorios Stangest, los cuales cubren la mayoría de las necesidades de estos suplementos:

• CARDIO I: Contiene Taurina 200mg, Dimetilglicina 50mg, Coenzima Q10 10mg, N-Acetil-Carnitina 200mg, Extracto de semilla de uva 50 mg, citrato magnésico 10mg, Citrato potásico 5mg, Metionato de Selenio 0,05 mg.
½ comprimido dos veces al día mezclado con la comida.

• ANIMA-STRATH: Aporta minerales, vitaminas, oligoelementos, aminoácidos, ácidos nucleicos y otros importantes nutrientes beneficiosos para el organismo. Favorece la recuperación del animal disminuyendo el tiempo de convalecencia, estimula el apetito y el sistema inmunitario, favorece la digestión y asimilación del alimento, mejora el metabolismo. Se administraron 2ml 2 veces al día para facilitar su ingestión, ya que dosis mayores solían provocar el vómito.

• HEPA-T-DETOX: contiene Colina 75mg, L-Metionina 25mg, L-Cisteina 150mg, Extracto de Cardo Mariano 100mg. Se administró ½ comprimido 2 veces al día mezclado con la comida.


4. Tratamiento con Esencias Florales: Las Esencias Florales de Bach son muy útiles en el tratamiento de esta patología, ya que tratan la causa emocional profunda de la enfermedad. El Dr Bach decía que cualquier enfermedad física es la manifestación última de un desequilibrio a nivel emocional. Chispi es una gata arisca, a veces agresiva y celosa. Convive con otros dos perros, uno de los cuales llegó a su casa hacía apenas unos meses. Desde el principio tuvo celos del nuevo cachorro y evitaba cualquier contacto con él. Los gatos especialmente, son animales muy sensibles a cualquier cambio acontecido en su entorno. “Casualmente”, esta gata comenzó a comer menos cuando sus dueños y los dos perros se fueron de vacaciones. Chispi se quedó sola en su casa de Madrid al cuidado de uno de los hijos. Seguramente, el hecho de que sus dueños se fueran de vacaciones influyó en la aparición de su enfermedad, pues no se encontró ninguna otra enfermedad que justificara la LH. Se administraron las siguientes Esencias Florales:

• HOLLY. Se utiliza en animales agresivos, hostiles y celosos. También en animales que se enfadan con facilidad y aquellos que tienen rabia reprimida. Según la Medicina Tradicional China, las emociones relacionadas con los celos, la rabia, el odio, la agresividad y la frustración, afectan negativamente al Hígado, pudiendo éste enfermar por tales causas.
• STAR OF BETHLEHEM. Se utiliza para situaciones de shock emocional. Seguramente Chispi sufrió un trauma cuando sus dueños se fueron de vacaciones con los perros y la dejaron a ella sola en casa. Seguramente se sintió abandonada.
• WILD ROSE. Por la total apatía y desgana que presentaba. Chispi no hacía ningún intento por comer ni beber. Su estado era de extrema gravedad. Es muy frecuente que los gatos con LH lleguen a la clínica en este estado tan lamentable.
• CRAB APPLE. Esta esencia floral tiene acción depurativa a todos los niveles. En el caso de Chispi, ayudaría a eliminar la grasa acumulada en el hígado.
• BEECH. Esta esencia se utiliza para animales irritables que no toleran a otros animales o personas. A nivel físico se utiliza para síntomas de rechazo, en este caso los vómitos.


5. Tratamiento con Remedios Homeopáticos con tropismo hepático y digestivo:

Se administró Phosphorus 3OCH, 2 gránulos 1 vez al día por su tropismo hepático durante 2 meses e Ipeca 9CH 2 gránulos 3 veces al día para controlar los vómitos, durante el tiempo en que éstos eran frecuentes.



EVOLUCIÓN

Chispi evolucionó lenta pero progresivamente hasta la curación total. Los dueños no quisieron realizar analíticas de control periódicamente, debido al estrés que éstas generan en el animal. Además, al ser un animal agresivo, habría sido necesaria la sedación para cualquier tipo de examen posterior. Los suplementos se mantuvieron durante dos meses.